Michoacán rebasa los 19 mil casos confirmados de COVID-19.

Lázaro Cárdenas, Morelia, Uruapan, Apatzingán, Zamora, Pátzcuaro, Huetamo, La Piedad y Zitácuaro son los municipios más afectados durante esta emergencia sanitaria, pues concentran la mayoría de los casos positivos en la entidad.

Apenas este pasado lunes, Michoacán cumplió seis meses de epidemia por COVID-19, con más de 19 mil casos acumulados y mil 493 fallecimientos de pacientes que presentaron complicaciones por la enfermedad.

Lázaro Cárdenas, Morelia, Uruapan, Apatzingán, Zamora, Pátzcuaro, Huetamo, La Piedad y Zitácuaro son los municipios más afectados durante esta emergencia sanitaria, pues concentran la mayoría de los casos positivos en la entidad.

Aunque el puerto michoacano es la región con más contagios, pues este lunes rebasó los 4 mil acumulados, es Morelia el epicentro de la epidemia, pues además de que es el lugar donde han muerto más personas por COVID-19 en el estado, también es donde hay más habitantes que presentan la enfermedad en este momento, con 398 casos activos que mantienen viva la epidemia y pueden transmitir a otros la nueva cepa de coronavirus, denominada SARS-CoV-2.

Morelia es también es el lugar en el que se registran más casos sospechosos, pues al día de hoy se cuentan 687 personas que podrían haberse infectado con el virus, pero no tienen certeza de ello, pues no han recibido los resultados de las pruebas de laboratorio que lo confirmen o lo descarten.

A seis meses desde que inició la epidemia en Michoacán, la mayoría de las personas que se han infectado con el nuevo coronavirus ya están recuperadas: hoy suman 15 mil 873 habitantes que tuvieron COVID-19 y se curaron, lo que representa 83 por ciento de todos los casos positivos.

El número de recuperados es proporcional al número de contagios, por lo que Lázaro Cárdenas, Morelia y Uruapan son los municipios en los que más personas han vencido a la enfermedad.

Sin embargo, todavía hay mil 709 personas que son casos activos, es decir, que presentaron síntomas en las últimas tres semanas, por lo que son quienes pueden continuar la transmisión del virus.