Por COVID-19, Janitzio no recibirá visitantes durante el día de muertos.

La cancelación del Día de Muertos en la zona lacustre de Michoacán significa más de 200 millones de pesos en pérdidas, de acuerdo a la derrama económica reportada en 2019.

Autoridades locales de Janitzio y el Ayuntamiento de Pátzcuaro confirmaron que la isla no recibirá visitantes para la temporada de Día de Muertos debido al alto riesgo de contagio por coronavirus que existe. Víctor Báez, alcalde de la demarcación, adelantó que en breve hablará con las representaciones de las otras comunidades en el Lago de Pátzcuaro, pero pronostica que todas seguirán el ejemplo, incluyendo la isla de Pacanda, que ya pertenece al municipio de Tzintzuntzan.

El cierre a turistas sería los días 31 de octubre y 1 de noviembre, por lo que reabrirán sus puertas a visitantes el lunes 2 de noviembre. El problema, argumentan, es que Janitzio cuenta con 200 casos de COVID-19 y 21 defunciones por este padecimiento, aunado a que, debido a sus tradiciones, los cuerpos de los pacientes muertos no son cremados sino enterrados en su panteón.

Sobre las celebraciones y eventos turísticos de Día de Muertos para el resto del municipio, Víctor Báez aseguró que trabajan de la mano con las autoridades de Salud de la entidad para buscar frenar la cadena de contagios, pero no será sino hasta el 15 de octubre que se tome una determinación sobre el tema. No obstante, la decisión de Janitzio parece predisponer una decisión de parte de las propias comunidades originarias a privilegiar totalmente el tema sanitario sobre el económico.

La cancelación del Día de Muertos en la zona lacustre de Michoacán significa más de 200 millones de pesos en pérdidas, de acuerdo a la derrama económica reportada en 2019.