Se han suspendido 226 establecimientos en Michoacán por incumplimiento de protocolo sanitario.

Todos los lugares deben implementar medidas básicas de higiene para el cuidado de la salud de trabajadores y visitantes.

Dentro de las acciones implementadas por la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), para romper la cadena de contagio por COVID-19, a través de los Guardianes de la Salud, en 32 municipios del estado, 226 establecimientos han sido suspendidos.

Las actividades de vigilancia y fomento sanitario, coordinadas por la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris), se han llevado a cabo en 116 mil 437 establecimientos esenciales y no esenciales de la entidad.

Como parte de esta vigilancia, el pasado fin de semana se supervisaron 452 establecimientos en Zitácuaro, de los cuales seis fueron suspendidos por no cumplir con las medidas sanitarias de acuerdo a los lineamientos y normatividad.

Los Guardianes de la Salud tienen presencia en Lázaro Cárdenas, Morelia, Apatzingán, Múgica, La Huacana, Parácuaro, Huetamo, Pátzcuaro, Puruándiro,Tlalpujahua, Zamora, Zacapu, Sahuayo, Uruapan, Zitácuaro, La Piedad, Angamacutiro, Churintzio, Panindícuaro, Tacámbaro, Tarímbaro, Maravatío, Charo, Ario de Rosales, Villa Jiménez, Carácuaro, José Sixto Verduzco, Tuxpan, Los Reyes, Quiroga, Tzintzuntzan y Salvador Escalante.

Todos los lugares deben implementar medidas básicas de higiene para el cuidado de la salud de trabajadores y visitantes, las cuales son: contar con tapete sanitizante, respetar la sana distancia, termómetro para medir la temperatura y letreros que indiquen el uso obligatorio de cubrebocas.

En los trabajos de supervisión el personal de salud cuenta con el apoyo de los diferentes ayuntamientos, elementos de la Guardia Nacional, Policía Michoacán, así como de las policías municipales.